¿Por qué pararse?

¿Por qué pararse?

Este fin de semana un grupo ha estado haciendo un par de días de Ejercicios Espirituales.
Aquí os dejamos el testimonio de una de ellas:
«¿POR QUÉ PARARSE PARA IR A EE?
Vivimos a contrarreloj, atados a nuestros móviles y a las redes sociales y haciendo malabarismos para encajar nuestra rutina de locos, no saboreamos el presente porque estamos muy ocupados calculando lo que vendrá. Y con esta realidad, ¿cómo vamos a permitirnos el lujo de pararnos? ¿Es posible bajarse de este ritmo? ¿Puedo permitirme dos días de desconexión?
Han sido numerosas las veces que me habían propuesto ir a ejercicios y que lo había rechazado; bien por las fechas, por el miedo a enfrentarme al silencio o porque veía ese tiempo de desconexión como un lujo que no me podía permitir.
Tras haber realizado la experiencia, me arrepiento de no haberlo realizado antes y me voy completamente satisfecha. No se trata de desconectar, sino de RECONECTAR con nosotros mismos y con Él. Y la única forma de hacerlo es alejarse de nuestros ritmos atropellados, y dejar que Él nos ayude a poner luz y a mirar nuestra realidad con una mirada sincera, de dedicarnos un tiempo a nosotros para crecer desde Él y para mirar desde el corazón, sin prisas ni ajetreos. »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *